Hombría y cultura de dominación

No es novedad alguna que existe la creencia general de que poseer o consumir animales es un acto varonil y de masculinidad, pero para entender el porqué de esta idea es necesario primero atender a nuestro inicios culturales como civilización, concretamente a ese periodo decisivo de nuestra historia en el que los seres humanos pasamos a asentarnos en un espacio concreto para dominarlo y controlarlo.

Nos trasladamos pues a las montañas del actual Irak, donde se presume que hace alrededor 10.000 años algunas tribus de humanos dejaron a un lado su nomadismo para comenzar a ejercer la domesticación de ovejas, y más tarde de otras especies animales(1). Un proceso que derivó de las prácticas ocasionales de cacería de animales salvajes propias del humano nómada para alimentarse, al seguimiento continuo, castración y muerte explícitamente de los machos dominantes con tal de hacerse con el control de sus manadas. Leer más

El mito de la superpoblación (II)

Este escrito es una continuación de este otro, es por ello, que para que el lector pueda situarse en el contexto del siguiente, se recomienda leer antes su primera parte.

Con todo lo expuesto en el anterior articulo, hemos concluido que el verdadero problema no reside en una superpoblación de humanos, sino en los dañinos hábitos alimentarios de ésta, que derivan directamente de una superpoblación de animales criados explícitamente para consumo humano. Con ello, no cabe duda de que la necesidad de la humanidad por dejar de comer animales ya no es sólo una cuestión moral o de principios éticos teniendo en cuenta el nivel de menosprecio y violencia que ejercemos diariamente contra ellos simplemente para complacer nuestro apetito (entre otros asuntos), sino que además, ahora ya se ha convertido en una cuestión de supervivencia, no solo para la humanidad, sino para todo tipo de vida en el planeta. Y es que en definitiva, el seguir manteniendo este tipo de sociedad mundial cegada por su adicción a comer animales (sociedad carnista) es un despilfarro de recursos totalmente insostenible. Leer más

El mito de la superpoblación (Ι)

¿Cuantas veces habremos oído cosas del tipo “cada vez somos más humanos y no podremos alimentarlos a todos”, “el planeta pronto sufrirá algún tipo de catástrofe natural a causa del número tan extendido de humanos”, “Nos vamos a quedar sin recursos, pues cada vez nacen más y más humanos y además de manera más rápida” o comentarios similares?

Si bien es cierto que a dichas frases en parte no les falta razón, convendría que antes de concluir en sentencias tan alarmantes y apresuradas a partir de datos tan amplios como los que nos muestra la evolución de la población humana (véase gráfica relacionada un poco más abajo), analizáramos también los factores que los desencadenan. Pues es totalmente cierto, que durante el último par de siglos el crecimiento de la población humana ha aumentado notablemente año tras año. Tanto es así, que en ese tiempo hemos multiplicado su cifra por siete. Pero también es cierto, que detrás de estos datos existe otra realidad de la que no se suele hablar, y que por ello hoy trataremos aquí. Leer más

La domesticación de la naturaleza

Hoy he decidido compartir unos gráficos que a cualquier persona sensata y con un mínimo de cordura le haría reflexionar al respecto y cuestionarse el mal llamado “progreso” de la sociedad humana.

En cada y una de las tres barras se destaca la cantidad de biomasa animal terrestre en el planeta tierra durante diferentes épocas. La primera columna hace referencia al año 10.000 a.C (Mesolítico), la segunda al año 1900 (Segunda revolución industrial) y la tercera al año 2015 (actualidad).

Pero dejando a un lado las interpretaciones meramente individuales de cada y uno de esos periodos, lo que trataremos de realizar es una interpretación de las tres barras en su conjunto con tal de mantener una visión lo más objetivamente posible de la evolución del ser humano durante los últimos miles de años en su relación con el planeta tierra y el resto de animales, para extraer alguna conclusión sobre ello. Leer más