Soy un Vegano Radical

Inauguro este blog haciendo hincapié al adjetivo que acompaña al nombre del mismo. El cual es “Radical

Pues son muchas las veces que así me han llamado, es un adjetivo que yo no elegí, sino que me asignaron. Y supongo que también a tantos otros que como al menda, que fueron capaces en algún momento de mirar a la realidad, ejercer su pensamiento crítico, dejar de formar parte de la tiranía, apartar el temor personal que la verdad pudiera causar y finalmente tratar de promoverla en la medida de lo posible. Por tanto, aquí empezamos;


Me llaman radical por negarme a comer lo que todo el mundo come pero que casi nadie quiere cuestionarse ni oír hablar sobre ello.

Me llaman radical por exponer lo que nadie quiere ver de donde viene pero que por otro lado casi todo el mundo se mete en sus bocas, mastica y luego se traga.

Me llaman radical por pedir el derecho universal de todo individuo a no ser poseído ni propiedad de otros, sin importar su sexo, raza o especie.

Me llaman radical por pedir cambios de raíz e intentar terminar con la más extendida de todas las discriminaciones, el especismo. La cuál, a través de su legalizada y aceptada violencia es el principal flujo de tantos otros males para el planeta tierra y para la misma sociedad humana.

Me llaman radical por llamar por su nombre a lo que es crueldad, sadismo, tortura, egoísmo y asesinato. Ya que el grueso social prefiere vivir autoengañándose y disfrazándolo bajo conceptos como normal, natural y necesario.

En definitiva, me llaman radical porque estoy en contra de la esclavitud, el despotismo y la indiferencia.

Así pues, sí, soy un vegano radical, y además con mucho orgullo. Y que bien le iría al mundo que todos fuéramos un poco más radicales y menos pasivos y participes con lo injusto e innecesario. Porque cuando la sociedad en la que vivimos es una gran mentira, ser radical es lo legítimo y necesario. Y si realmente esperas que las cosas cambien a mejor, entonces deberías de empezar tú también por ti mismo a cuestionarte y revelarte contra esos hábitos heredados y fecundados en las tradiciones más rancias y despreciables.

Radical