Sobre “eco-terroristas” y tergiversaciones

Seguramente en más de una ocasión habréis visto por las noticias eso de que han detenido a un grupo de “eco-terroristas” muy malos que concienzudamente provocaron una catástrofe medio ambiental liberando feroces animales que arrasaban y devoraban todo lo que encuentran a su paso. Terroristas pertenecientes a la banda armada y organizada “Frente de liberación animal

ALF

Bien, pues todo eso es mentira. El “Frente de Liberación Animal” ni es una banda armada ni organizada, ni es terrorista. Dicho nombre se refiere a la acción directa y unilateral de grupos de personas que a sabiendas de las sádicas y crueles prácticas que se llevan a cabo en las diferentes industrias de explotación animal (cárnica, láctea, huevos, peleteras y laboratorios de experimentación), decidieron correr el riego de darles libertad a los animales aun cuando ello está fuertemente penalizado por déspotas y especistas leyes.

A todo esto cabe destacar, que debido al poder político y económico del que disponen dichas industrias de explotación animal dentro de las estructuras de poder, dichas acciones están fuertemente criminalizadas y tergiversadas mediáticamente con intención de dañar a cualquier movimiento social que cuestione lo impuesto y trate de reivindicar los derechos del individuo por encima de cualquier otro. Aquí un ejemplo dado de lo dicho en el caso de España hace unos pocos años: http://www.democracynow.org/…/los_12_de_espaa_activistas_en…

peteryoung-02

A continuación dejo el tremendamente inspirador, emotivo, y reflexivo discurso que Peter Daniel Young, valiente activista ALF (Frente de liberación animal), dio durante la declaración en su juicio, en el cual fue condenado a dos años de prisión por la liberación de aproximadamente 12.000 visones y 100 zorros de 6 granjas peleteras en Seattle (Estados Unidos) entre 1995 y 1996.


“Este es el momento que normalmente el acusado expresa su arrepentimiento por los crímenes que ha cometido, déjenme que me exprese porque yo también estoy arrepentido. Estoy aquí hoy para ser sentenciado por mi participación en la liberación de visones de 6 granjas peleteras. Me arrepiento de que sólo fueran 6. Estoy aquí hoy para ser sentenciado por mi participación en la liberación de 8.000 visones de dichas granjas. Me arrepiento que solo fueran 8.000. Tengo conocimiento que de esas 6 granjas sólo cerraron 2. Me arrepiento que sólo fueran 2.

Sobre todo me arrepiento de mi moderación, porque independientemente del daño que causáramos a esos negocios, si esas granjas continúan abiertas, si tan sólo un animal fue dejado atrás, entonces es que no fue suficiente.

No pretendo librarme de las consecuencias de estos actos suplicando misericordia o apelando a la conciencia de la sala, porque si este sistema tuviera conciencia yo no estaría aquí, en mi lugar estarían todos los carniceros, vivisectores y los granjeros de pieles de todo el mundo.

Pienso seguir con la cabeza en alto en esta sala, que me verá enjaulado por un acto de conciencia. Tampoco daré el placer a los granjeros de pieles que hay en esta sala de verme cabizbajo delante de ellos. Todas esas personas cuyas granjas visité en 1997, dejarme deciros esto a la cara por primera vez, fue un placer atacar vuestras granjas y liberar a esos animales que tenéis enjaulados. Es ante ellos ante quien respondo, no ante vosotros o ante este tribunal. Recordaré las noches que entré a vuestra propiedad como la mejor experiencia de mi vida.

Y a los granjeros u otros sádicos que lean mis palabras en el futuro y se rían de mi suerte, recordad: Hemos dejado a más granjeros en bancarrota que vosotros activistas habéis conseguido encerrar. No lo olvidéis.

Dejadme dar las gracias a todas las personas que han venido a apoyarme en este juicio. Mi último deseo antes de volver a la cárcel es que cada uno de vosotros se dirija a una granja de pieles esta noche, tiren a bajo las vallas y abran todas las jaulas. Esto es todo”

8 de noviembre del 2005, Peter Daniel Young.