Mensaje al fanático nacionalista

A todos aquellos que os sentís muy Chilenos, Argentinos, Españoles, Gallegos, Catalanes, etc, o de donde cojones, por casualidades de la vida hayáis nacido.

Seguir perdiendo el tiempo con nacionalismos absurdos y a ver quien la tiene más larga, sigamos odiándonos y matándonos los unos a los otros por divinizar colores o banderas distintas, reforzar fronteras invisibles, vanagloriar himnos segregacionistas y demás absurdidades innecesarias imaginadas por el homínido humano, y así nos seguirá yendo. Un planeta descompuesto y enfermo por nuestra propia ineptitud e ilusorias secesiones. Millones de otros humanos condenados al exilio o la marginación por haber nacido en otros puntos geográficos diferentes al nuestro. E individuos de otras especies sin posibilidad ellos de “disfrutar” de una nacionalidad y los arbitrarios derechos que ésta otorga, para ser oprimidos y exterminados con el único fin de alimentar el egoísmo y la indiferencia reinante por el mono bípedo.

A ver si nos queda claro de una maldita vez, que nuestra única y verdadera patria es nuestro planeta, y que la humanidad no es algo ajeno a las leyes de la naturaleza que marcan las pautas en éste. Hasta entonces sigamos siendo esclavos y victimas de nuestros propios prejuicios.

Untitled

  • josé antonio santa cruz torcuato

    Absolutamente de acuerdo, Vegano Radical, eso es exactamente lo que pienso de los nacionalismos, de las fronteras, de las banderas, de los himnos, de las fuerzas armadas, todos ellos, creados y llevados, estúpidamente, a la categoría de valores sublimes por los cuales debemos dar hasta la vida. NO, nuestra única patria es nuestra madre tierra, y todos los seres humanos estamos aquí para ser guardianes de la creación de dios, y nuestra lucha debe ser por lograr un mundo pacífico, en el que reine la justicia, la empatía y el amor. ¿Y, la estrategia? ¡Servicio desinteresado y ejemplo!

    • Karlos Artagnan

      Hola José, me alegra que estemos de acuerdo. Considero que los nacionalismos son un graso error que le incitan a creer en fragmentarias e incompletas ideas de correspondencia, urgiendo al individuo a creer que los “buenos” son los que casualmente nacieron en la misma zona que él mientras que el resto deben de permanecer al menos bajo sospecha. En definitiva los nacionalismos dividen artificialmente nuestros mundo creando depredación y competencia, en lugar de cooperación y como tú bien indicas, desinterés. Un saludo y grancias por comentar.