La pérdida de la individualidad moral en la toma de decisiones

Recientemente leí un artículo en Inglés sobre Veganismo en cuál al finalizar se llegaba a una conclusión que me llamó bastante la atención.

En resumidas cuentas el autor del artículo apelaba a la necesidad de que aquellos activistas que tratábamos tan concienzudamente por difundir los aspectos éticos y medioambientales para hacerse a un estilo de vida vegano tuviéramos en cuenta que, a la mayoría de personas no-veganas simplemente eso no les interesaba ni se sienten atraídas por dichos aspectos. Por el contrario, la estrategia que el autor de dicho articulo proponía era el facilitar las opciones veganas en el mercado, ya que según su intuición ante los hechos de la realidad objetiva en la que vivimos, es más fácil cambiar un comportamiento social que no una actitud social hacía un tema tan delicado como es en este caso, el de los derechos de los animales.

A pesar de que dicha conclusión me punzó duramente a mi sentir, he de decir que lamentablemente puede que el autor de dicho artículo esté en lo cierto. Y es que hablando desde mi más pura experiencia, y practicando el activismo desde hace ya casi cuatro años, en el que día a día he tratado continuamente de mostrar la cruda realidad de la brutal violencia sistemática a la que se encuentran sometidos los animales no humanos por culpa de nuestros actos, son pocos los cambios optimistas que he vislumbrado al exponer dicho contenido.

P30-33989

Gallinas en batería siendo cruelmente explotadas simplemente por sus huevos

He tratado también de hacer lo mismo exponiendo continuamente los factores catastróficos que está sufriendo el planeta por culpa de ese mismo proceder de consumir animales, e incluso apelar estratégicamente a una visión más antropocéntrica del asunto para hacer hincapié en el distópico futuro que les espera a las nuevas y próximas generaciones de niños humanos de seguir por el mismo camino. Pero nada, a la mayoría de gente parece no importarle, ni siquiera cuando les mencionas lo dañino que es el consumo de animales para su propia salud, al menos no más que cuando les conviene hacer ver que sí.

Visto lo dicho, diríase que los fines económicos, políticos e incluso sociales por los que se rige la actual sociedad mercantil mundial y sin valores éticos en la que nos hemos transformado (el Capitalismo), hace de las personas que éstas no sean más que partes indivisibles de una gran masa amediocrizada que se comporta y reacciona según los patrones de facilidad en el consumo. En definitiva, podría decirse que los sujetos humanos han perdido completamente su individualidad, su albedrío, su moral, su atrevimiento, su honor, sus valores, sus emociones e incluso su empatía a la hora de tomar decisiones.

consumidores

Es triste sí, pero parece ser la verdad. Hoy en día, la mayoría social no la conforman personas, sino meros autómatas sin capacidad crítica para tomar elecciones éticas por sí mismos. Meros autómatas que conforman el motor de un sistema opresor y autodestructivo, y que solo cambiarán sus adictivos, indiferentes, egoístas y dañinos hábitos de consumir, en este caso animales, si es el mercado es quién se lo facilita. Ya no hay gente, solo hay consumidores.

consumidores-usuarios

Para concluir, y no obstante la desesperanza que produce para el idealista el entrever las estimulaciones que maniobran el comportamiento del hombre masa, he de decir que el autor del articulo que mencionaba al principio y por el cual hago hoy constancia de todo lo dicho, se equivoca en un aspecto fundamental.

Y es que, si bien es cierto que tristemente parece ser que para cambiar el comportamiento de la gran masa social hacía la toma de decisiones más éticas y no dañinas acorde a la unidad de la que todos formamos parte en este planeta, deberíamos quizás de orientar más nuestras acciones a mostrar y proponer alternativas para facilitar el cambio en el consumo, sigo considerando esencial e imprescindible el no abandonar y el seguir difundiendo los aspectos éticos del Veganismo y su pensar. De otra manera me temo, que el Veganismo perderá completamente su esencia de ideal en la meta por construir un mundo más justo y libre, para convertirse en no más que otra mera herramienta propagandística del consumismo y sus superfluas motivaciones materialistas.

 


Si te ha parecido interesante este escrito, recomendamos leer laLa trampa del capitalcomo lectura continuativa al tema que aquí hemos tratamos”

 

  • Mane

    Hola
    Solo añadir que las dos estrategias no son incompatibles.
    Saludos

    • Karlos Artagnan

      Hola Mane,

      Sin duda no lo son, mi intención es simplemente dejar claro la importancia de seguir promoviendo el mensaje ético en relación al Veganismo y la liberación animal:

      Saludos de vuelta, y gracias por comentar.