Introspección

El cambio psicológico llega cuando sentimos en nuestra mente la violencia con la que tratamos a esos que siempre hemos considerado “productos vivos” para ser consumidos.

Una verdad incómoda que nos hemos acostumbrado a esconder entre lo normalizando. Ya sea en el hábito, la rutina o el placer egoísta que secunda el conjunto de mentes. Y es que como decía José Ingenieros; “En la culpa colectiva se esconde la responsabilidad de cada uno.

Y eso es exactamente en lo que se ha convertido la sociedad de hoy en día, en un gran cúmulo de apariencias e ilusiones. Del que la única manera que tenemos de escapar, es dándole al interruptor emocional que enciende nuestra menospreciada capacidad empática(1). Mirar a la realidad de cara y dejar de evadir lo incómodo y vergonzoso. Que hemos fecundado las reglas sociales en un sistema esclavista que principalmente sufren nuestros congéneres biológicos, los animales no humanos. Pero del que en el realidad, ninguno nos libramos.

Y así es como la inteligencia emocional nos lleva a la introspección de nuestros sentimientos y sentidos. Ese momento que pierdes el miedo, y que ya eres capaz de hacer el resto. Emplear imparcialmente la lógica con el conocimiento, y confirmar racionalmente que estabas en lo cierto. Que todo es una gran mentira.

Introspección


(1) A excepción claro, de esos inviduos anómalos que conocidos como “psicopatas” que carecen de mencionada capacidad. Clica AQUÍ para más información al respecto.