Hombría y cultura de dominación

No es novedad alguna que existe la creencia general de que poseer o consumir animales es un acto varonil y de masculinidad, pero para entender el porqué de esta idea es necesario primero atender a nuestro inicios culturales como civilización, concretamente a ese periodo decisivo de nuestra historia en el que los seres humanos pasamos a asentarnos en un espacio concreto para dominarlo y controlarlo.

Nos trasladamos pues a las montañas del actual Irak, donde se presume que hace alrededor 10.000 años algunas tribus de humanos dejaron a un lado su nomadismo para comenzar a ejercer la domesticación de ovejas, y más tarde de otras especies animales(1). Un proceso que derivó de las prácticas ocasionales de cacería de animales salvajes propias del humano nómada para alimentarse, al seguimiento continuo, castración y muerte explícitamente de los machos dominantes con tal de hacerse con el control de sus manadas. Leer más

La domesticación de la naturaleza

Hoy he decidido compartir unos gráficos que a cualquier persona sensata y con un mínimo de cordura le haría reflexionar al respecto y cuestionarse el mal llamado “progreso” de la sociedad humana.

En cada y una de las tres barras se destaca la cantidad de biomasa animal terrestre en el planeta tierra durante diferentes épocas. La primera columna hace referencia al año 10.000 a.C (Mesolítico), la segunda al año 1900 (Segunda revolución industrial) y la tercera al año 2015 (actualidad).

Pero dejando a un lado las interpretaciones meramente individuales de cada y uno de esos periodos, lo que trataremos de realizar es una interpretación de las tres barras en su conjunto con tal de mantener una visión lo más objetivamente posible de la evolución del ser humano durante los últimos miles de años en su relación con el planeta tierra y el resto de animales, para extraer alguna conclusión sobre ello. Leer más