La agónica existencia de 269

Minientrada

Os presento a número 269, quien carece de nombre ya que ha sido traído al mundo simplemente para ser convertido en un mero producto de consumo. Por ello su individualidad, necesidades e intereses son totalmente ignorados.

A pesar de ello 269 es un individuo sensible y emocional perteneciente a la especie “Sus scrofa domestica“, un tipo de cerdo que lleva siendo explotado por los animales de la especie “Homo Sapiens” (o más conocidos como seres humanos) desde hace unos 13000 años, a lo que cabe añadir que en el último siglo con la revolución industrial y tecnológica su explotación se ha visto multiplicada hasta el punto que por cada minuto que pasa 2300 individuos de su misma especie están siendo matados alrededor del mundo para ser convertidos en salchichas, panceta, hamburguesas u otros productos cárnicos para satisfacer el apetito del animal Humano. Leer más

Clarificación sobre conceptos (II): Deontologismo y consecuencialismo

En la última entrada sobre “Clarificación de conceptos” indagamos desde una perspectiva objetiva sobre el verdadero significado y origen de los conceptos “abolicionismo” y “(neo)bienestarismo”, y si bien esta otra entrada puede leerse perfectamente por separado, recomendaría al lector si no lo ha hecho ya, leerse igualmente la primera para que pueda advertir la relación existente de estos otros dos conceptos dentro del tan heterogéneo movimiento por los Derechos de los Animales que ya introdujimos en esa primera entrada. Pues de alguna forma ambas se complementan. Leer más

San Valentín y el amor

Minientrada

Hoy es otro de esos días en los que supuestamente se celebra el Amor, la gente compra cosas para regalar a otros y se mandan mensajitos diciéndose lo mucho que se quieren ¡Que bonito!

Pero la verdad es que hoy no es más que un día como otro cualquiera, un día en el que obviamente debería de haber amor, pero no por ser San Valentín, sino porque el amor debería ser la razón principal que dirige nuestras acciones. Lamentablemente esta mierda de sociedad regida por un devastador capitalismo sin escrúpulos no promueve más que el egoísmo, el materialismo, la competencia, la irresponsabilidad, la indiferencia y el individualismo entre nosotros y a los que no consideramos como nosotros. Tan perdidos nos encontramos que incluso necesitamos celebrar la fiesta del amor una o dos veces al año para no olvidarnos de que éste existe. Leer más

Introspección

Minientrada

El cambio psicológico llega cuando sentimos en nuestra mente la violencia con la que tratamos a esos que siempre hemos considerado “productos vivos” para ser consumidos.

Una verdad incómoda que nos hemos acostumbrado a esconder entre lo normalizando. Ya sea en el hábito, la rutina o el placer egoísta que secunda el conjunto de mentes. Y es que como decía José Ingenieros; “En la culpa colectiva se esconde la responsabilidad de cada uno.

Falacias (I) La cadena alimenticia

No son pocas las veces que algunas personas aluden al fenómeno ecológico conocido como “cadena alimenticia”, o mejor llamado cadena trófica, para justificar el actual y descomunal consumo de animales llevado a cabo por parte de la especie humana. Con ello lo que tratan de expresar es que existe un imperativo natural (falacia naturalista)(1) y por ende, moral, que nos obliga a los seres humanos a imitar ese mismo patrón de comportamiento de comer animales. Pero aún y advirtiendo la falsedad de este razonamiento, que ya es por sí mismo más que suficiente para desacreditarlo, estas personas parecen evitar reparar en algunos aspectos de su “argumento” merecidamente tener en cuenta a continuación. Leer más

Eufemismos (I) Sacrificar y asesinar

Según la RAE el término asesinar(1) solo puede utilizarse cuando nos referimos al acto deliberado de matar en contra de su voluntad a otros seres humanos. Contrariamente dicta que cuando nos referimos a matar (también en contra de su voluntad) a los animales no-humanos, hay que hablar de “sacrificar”. Claramente no hay que estar muy despierto para entrever tan notable parcialidad en el uso de ambos conceptos dependientemente de quién sea la victima.

La realidad es que las palabras no son más que una proyección lingüistica (el idioma) de la moral de la sociedad que las utiliza. Y teniendo presente que vivimos y hemos sido criados en una sociedad donde el ser humano suele considerase el centro del universo y con consecuente derecho legítimo, o incluso divino, a hacer lo que le plazca con el planeta y el resto de sus habitantes (los animales no-humanos), esta realidad no es distinta. Esta manera desacertada de concebir la realidad se conoce como antropocentrismo, y deberse a ella normalmente le lleva a uno a cometer o participar en la discriminación arbitraria conocido como especismo (análoga al sexismo o el racismo pero en cuestión a la especie). Es lógico pues, que las reglas de nuestro lenguaje también se deban a esta manera inicua y conveniente de entender el mundo y que por ende, cuando la situación lo requiera, se haga uso de eufemismos. Leer más

¿Por qué el Veganismo no es una decisión personal?

“Con objetivo de facilitar una posible respuesta concisa y clara a ese lector que pudiera servirle de ayuda. Comparto esta mini entrada que con intención de no extendiéndome demasiado refutar uno de los pretextos con el que los veganos muchísimas veces nos encontramos: La supuesta decisión personal en torno al Veganismo.”

Si no lo vemos claro empecemos por cambiar la palabra “Veganismo” por “no consumir animales”*, que justamente eso es lo que viene a significar en términos generales. Ahora tratemos de razonar dejando a un lado todos nuestros prejuicios y pensemos ¿Qué son los anímales? ¿Son cosas? No ¿Verdad? Leer más

Redefinición de “Los Derechos Naturales”

Cabe destacar que este texto se basa en la teorización de lo que considera el autor que son y deberían de basarse y deberse unos derechos naturales imparciales y deseados para todo individuo, los cuales a su vez pudieran servir de guía para aplicarse y concretarse en el marco legal de una supuesta sociedad justa.

Si bien el concepto de “derechos naturales” tal y como lo conocemos hoy en día ha sido consecuencia de una larga historia de acontecimientos desde que Ciro II el grande, rey de Persia y al que podríamos considerar pionero en declarar los mismos, tras conquistar Babilonia a mediados del siglo VI a.c. liberó a los esclavos reivindicando públicamente por primera vez en la historia que todo hombre era dueño de su propia vida, y pasando desde aquel entonces por diferentes capítulos de “quita y pon”(1). No fue hasta el año 1789 en Francia cuando a causa de una serie de revoluciones (revolución francesa) contra el absolutismo reinante de aquel entonces Leer más

Ni solidaridad ni compasión, solo el deber traerá justicia

Antes de comenzar con la siguiente lectura, se considera importante alertar al lector de que ésta es una reflexión subjetiva del autor, y por tanto es consciente de que la misma está totalmente abierta a debate. Pues también es consciente de que la connotación o sentido de según que conceptos (en este caso compasión y solidaridad), puede estar ligada a apreciaciones personales o diferir en según los contextos en que son utilizados. Aun y lo dicho, se tratará de ser lo más imparcial posible respecto al tema que tratamos.
Leer más

Sobre el falso ecologismo (II)

Antes de dar comienzo, es importante señalar que en la primera parte de la lectura que sigue a continuación, nos hemos limitado principalmente ha señalar ese problema de base, del que muchas veces sin ser consientes de ello, se encuentran anclados los distintos movimientos ecologistas actuales, o aquí llamados “falsos ecologismos”. En resumidas cuentas ese problema de base reside en que la concepción antropocentrista, que envenena cualquier intento de ese movimiento por comprender objetivamente la realidad natural existente en la que el ser humano se halla y a su vez condiciona sus actividades a interactuar en ella o tratar de resolver problemas siempre en beneficio de los intereses particulares de nuestra especie, pero sin permitirle darse cuenta de que el resultado final acaba siempre siendo el contrario al deseado (pues también nos perjudica). Leer más

Sobre el falso ecologismo (I)

Entendemos por ecologismo ese movimiento social que supuestamente pretende proteger el medio ambiente, salvaguardar la naturaleza y protegerla principalmente de las actividades del ser humano para asegurar la supervivencia de las distintas especies de fauna y flora existentes en los distintos ecosistemas alrededor del mundo.

Para ello, a través de diferentes estructuras político-sociales, principalmente desde ministerios estatales u organizaciones no gubernamentales (ONGS), se trata de proteger el medio ambiente mediante la aplicación o petición de leyes y medidas que ayuden en lo dicho. En ocasiones se llegan incluso a desarrollar espacios protegidos bajo regulaciones especiales con políticas de control y prevención del número de viandantes. Leer más

Crítica al movimiento Anarquista

El anarquismo como pensar general, todavía tiene un punto débil, y es que no ha sabido evolucionar y adaptarse a las recientes revelaciones científicas y consecuentes nuevos paradigmas morales.

Su problema reside en el no saber identificar las diferentes “clases sociales” que conforman el devastador sistema imperante basado en el derecho de propiedad.

Tendemos a pensar bajo nuestra antropocéntrica visión, que éste sitema está formado exclusivamente por una estructura piramidal formada por humanos, pero no acabamos de darnos cuenta de que el sistema organizacional humano se sostiene en un medio natural (el planeta tierra) con muchísimos otros más individuos que normalmente pasan desapercibidos ante nuestro ojos, ignorados e incluso exterminados por los mismos humanos para satisfacer innecesarios intereses. Estos son los animales no humanos. Leer más