Falacias (IV) Extinción de especies explotadas

Entre tan gran montón de poco pensados razonamientos que suelen emplearse no con otro objetivo que el de legitimar éticamente la explotación, demanda y consumo de animales, en esta entrada analizaremos uno que en concreto, suele ser bastante utilizado. Al cual nos referiremos como falacia de la extinción, ya que el mismo trata de fundamentar su argumentación a favor de dicha legitimidad aludiendo al hecho de que algunas de las especies de animales que hemos sometido a la explotación, se extinguirían si dejáramos de utilizar a sus individuos para nuestra convenencia.
Leer más

Falacias (II) La sintiencia vegetal

Suele ocurrir que entre otras reacciones, cuando algunas personas conocen a algún vegano o vegana, repentinamente se vuelven unos acérrimos defensores del reino vegetal; “¿Y las plantas qué? ¿Acaso no sienten?

No es de extrañar que con tal de poder sostener ilusoriamente su poco pensado alegato (propio de una actitud puramente reaccionaria), tiendan a utilizar diferentes tipos de falacias en las que buscar apoyo. Entre algunas de estas falacias, cabe destacar por la frecuencia de su uso, un par de ellas: “La falacia por asociación” y la “Falacia de Galileo” (variable del argumento ad ignorantiam o llamada a la ignorancia)(1) Leer más

Falacias (I) La cadena alimenticia

No son pocas las veces que algunas personas aluden al fenómeno ecológico conocido como “cadena alimenticia”, o mejor llamado cadena trófica, para justificar el actual y descomunal consumo de animales llevado a cabo por parte de la especie humana. Con ello lo que tratan de expresar es que existe un imperativo natural (falacia naturalista)(1) y por ende, moral, que nos obliga a los seres humanos a imitar ese mismo patrón de comportamiento de comer animales. Pero aún y advirtiendo la falsedad de este razonamiento, que ya es por sí mismo más que suficiente para desacreditarlo, estas personas parecen evitar reparar en algunos aspectos de su “argumento” merecidamente tener en cuenta a continuación. Leer más

Sobre el falso ecologismo (II)

Antes de dar comienzo, es importante señalar que en la primera parte de la lectura que sigue a continuación, nos hemos limitado principalmente ha señalar ese problema de base, del que muchas veces sin ser consientes de ello, se encuentran anclados los distintos movimientos ecologistas actuales, o aquí llamados “falsos ecologismos”. En resumidas cuentas ese problema de base reside en que la concepción antropocentrista, que envenena cualquier intento de ese movimiento por comprender objetivamente la realidad natural existente en la que el ser humano se halla y a su vez condiciona sus actividades a interactuar en ella o tratar de resolver problemas siempre en beneficio de los intereses particulares de nuestra especie, pero sin permitirle darse cuenta de que el resultado final acaba siempre siendo el contrario al deseado (pues también nos perjudica). Leer más

Sobre el falso ecologismo (I)

Entendemos por ecologismo ese movimiento social que supuestamente pretende proteger el medio ambiente, salvaguardar la naturaleza y protegerla principalmente de las actividades del ser humano para asegurar la supervivencia de las distintas especies de fauna y flora existentes en los distintos ecosistemas alrededor del mundo.

Para ello, a través de diferentes estructuras político-sociales, principalmente desde ministerios estatales u organizaciones no gubernamentales (ONGS), se trata de proteger el medio ambiente mediante la aplicación o petición de leyes y medidas que ayuden en lo dicho. En ocasiones se llegan incluso a desarrollar espacios protegidos bajo regulaciones especiales con políticas de control y prevención del número de viandantes. Leer más

El mito de la superpoblación (II)

Este escrito es una continuación de este otro, es por ello, que para que el lector pueda situarse en el contexto del siguiente, se recomienda leer antes su primera parte.

Con todo lo expuesto en el anterior articulo, hemos concluido que el verdadero problema no reside en una superpoblación de humanos, sino en los dañinos hábitos alimentarios de ésta, que derivan directamente de una superpoblación de animales criados explícitamente para consumo humano. Con ello, no cabe duda de que la necesidad de la humanidad por dejar de comer animales ya no es sólo una cuestión moral o de principios éticos teniendo en cuenta el nivel de menosprecio y violencia que ejercemos diariamente contra ellos simplemente para complacer nuestro apetito (entre otros asuntos), sino que además, ahora ya se ha convertido en una cuestión de supervivencia, no solo para la humanidad, sino para todo tipo de vida en el planeta. Y es que en definitiva, el seguir manteniendo este tipo de sociedad mundial cegada por su adicción a comer animales (sociedad carnista) es un despilfarro de recursos totalmente insostenible. Leer más

El mito de la superpoblación (Ι)

¿Cuantas veces habremos oído cosas del tipo “cada vez somos más humanos y no podremos alimentarlos a todos”, “el planeta pronto sufrirá algún tipo de catástrofe natural a causa del número tan extendido de humanos”, “Nos vamos a quedar sin recursos, pues cada vez nacen más y más humanos y además de manera más rápida” o comentarios similares?

Si bien es cierto que a dichas frases en parte no les falta razón, convendría que antes de concluir en sentencias tan alarmantes y apresuradas a partir de datos tan amplios como los que nos muestra la evolución de la población humana (véase gráfica relacionada un poco más abajo), analizáramos también los factores que los desencadenan. Pues es totalmente cierto, que durante el último par de siglos el crecimiento de la población humana ha aumentado notablemente año tras año. Tanto es así, que en ese tiempo hemos multiplicado su cifra por siete. Pero también es cierto, que detrás de estos datos existe otra realidad de la que no se suele hablar, y que por ello hoy trataremos aquí. Leer más