Bio-productos del consumismo

Me hacen gracia esos que fardan de tener muchas cosas. Que si un buen sueldo, que si un duplex, que si un mercedes, que si cenas en caros restaurantes, una mesa reservada en un lujoso club, un rolex, joyas, viajes en primera clase, una chaqueta con el nombre de un famoso diseñador y demás parafernalia aparentatiba. Convirtiéndose a sí mismos en no más que bio-productos de la misma propaganda corporativa que moldea sus anhelos y les dice cuáles han de ser sus sueños.

Untitled